sábado, 3 de diciembre de 2011

TEJIDO CONJUNTIVO O CONECTIVO


TEJIDO CONECTIVO

El tejido conectivo es el más abundante y distribuido más ampliamente en el cuerpo humano. En sus diversas formas, posee funciones distintas: une, brinda sostén y fortalece otros tejidos corporales; protege y aísla a los órganos internos; divide estructuras en compartimentos, como los músculos; es el principal sistema de transporte del cuerpo (la sangre, un tejido conectivo líquido), y es el sitio más importante de almacenamiento de reservas de energía (tejido adiposo o graso).




Características generales del tejido conectivo

El tejido conectivo se compone de dos elementos básicos, células y matriz. La matriz consta de fibras y una sustancia fundamental, o sea el componente de un tejido conectivo que ocupa el espacio entre las células y las fibras. La matriz que tiende a evitar que las células tengan contacto entre sí, puede ser líquida, semilíquida, gelatinosa, fibrosa o calcificada. Es usual que la secreten células del tejido conectivo y que determine las cualidades de éste. En la sangre, la matriz (que no secretan las células sanguíneas) es líquida; en el cartílago, es firme a la vez que flexible, y en los huesos dura e inflexible.



A diferencia del epitelio, el tejido conectivo usualmente no se encuentra en superficies libres, como el recubrimiento o revestimiento de órganos internos, revestimiento de una cavidad corporal o superficie externa del cuerpo. Sin embargo, las grandes cavidades articulares están recubiertas por un subtipo de tejido, el conectivo areolar. Otra diferencia con el epitelio es que el tejido conectivo suele estar muy vascularizado, es decir, posee flujo sanguíneo abundante. Son excepciones a esta norma el cartílago, que es avascular, y los tendones, con poca irragación sanguínea. Con excepción del cartílago, los tejidos conectivos se asemejan al epitelio en que poseen inervación.

COMPONENTES DEL TEJIDO CONECTIVO

Células del tejido conectivo

Estas células se derivan de las embrionarias del mesodermo, denominadas mesenquimatosas. Cada tipo importante de tejido conectivo posee una clase inmadura de células cuyo nombre termina en el sufijo -blasto, el cual significa brote. Estas células inmaduras reciben el nombre de fibroblastos en el tejido conectivo denso y laxo, condroblastos en el cartílago y osteoblastos en los huesos. Conservan la capacidad de división celular y secreción de matriz que es característica del tejido al que pertenecen. Una vez que se produce la matriz en el cartílago y hueso, los fibroblastos se diferencian en células maduras, cuyos nombres terminan en  el  sufijo  -cito, como los condrocitos y osteocitos. Estas células maduras tienen capacidad disminuida de división celular  y formación de matriz, por lo que participan principalmente en el mantenimiento de esta última.

Fibroblastos son células grandes, planas y ahusadas con prolongaciones ramificadas. Se hallan en todos los tejidos conectivos y por lo regular son las más numerosas. Los fibroblastos emigran por el tejido conectivo y secretan las fibras y la sustancia fundamental de la matriz.


FIBROBLASTOS


Macrófagos o histiocitos, que se derivan de los monocitos, un tipo de glóbulos blancos. Tienen forma irregular con proyecciones cortas y ramificadas; pueden engullir bacterias y desechos celulares por fagocitosis. Algunos son macrófagos fijos, es decir, se localizan en un tejido específico, como los alveolares en los pulmones o los esplénicos en el bazo. Otros son macrófagos errantes, que vagan por los tejidos y se reúnen en sitios de infección o inflamación.

CÉLULAS MACRÓFAGAS

MACRÓFAGOS

MACRÓFAGOS FIJOS ALVEOLARES


MACRÓFAGOS ERRANTES QUE FAGOCITAN EN LUGARES DE INFECCIÓN
Células plasmáticas, pequeñas y de forma redonda o irregular, se desarrollan a partir de un tipo de glóbulos blancos, los linfocitos B. Las células plasmáticas secretan anticuerpos, los cuales son proteínas que atacan o neutralizan sustancias extrañas en el cuerpo humano. Es por ello que estas células son parte importante del sistema inmunitario del organismo. Aunque están en muchos sitios del cuerpo, residen principalmente en los tejidos conectivos, en especial del tubo digestivo y las glándulas mamarias.



Células cebadas, son abundantes a lo largo de los vasos que distribuyen sangre en el tejido conectivo. Producen histamina, un compuesto que dilata los vasos sanguíneos de pequeño calibre como parte de la reacción del cuerpo a las lesiones o una infección.



Adipocitos o células grasas, constituyen tejidos conectivos celulares que almacenan triglicéridos (grasa). Se encuentran bajo la piel y alrededor de órganos como el corazón y los riñones.



Glóbulos blancos, cuyo número no es significativo en el tejido conectivo normal. Sin embargo, en respuesta a ciertos padecimientos, emigran de la sangre a los tejidos conectivos, donde su número aumenta considerablemente. Por ejemplo, el número de neutrófilos se incrementa en los sitios de infección, y el de eosinófilos, en respuesta a padecimientos alérgicos y parasitosis.

GLÓBULO BLANCO

EOSINÓFILO


NEUTRÓFILOS


MATRIZ DEL TEJIDO CONECTIVO

Cada tipo de tejido conectivo posee propiedades singulares, debidas a la acumulación de materiales específicos de la matriz entre las células. Ésta deriva sus propiedades de una sustancia fundamental líquida, sólida o en gel, que contiene fibras de proteínas.

MATRIZ DE TEJIDO CONECTIVO


MATRIZ ÓSEA



Sustancia fundamental

Es el componente de un tejido conectivo que se halla entre las células y fibras. Brinda sostén a las células, las mantiene unidas y constituye un medio por el cual se intercambian sustancias entre la sangre y dichas células. La sustancia fundamental desempeña una función activa en el desarrollo, migración, proliferación y cambio de forma de los tejidos, así como en sus funciones metabólicas.



La sustancia fundamental contiene una variedad de moléculas de alto peso, muchas de las cuales son combinaciones complejas de polisacáridos y proteínas. Por ejemplo, el ácido hialurónico es una sustancia viscosa y resbalosa que mantiene unidas las células, lubrica las articulaciones y ayuda a conservar la forma del globo ocular. Al parecer, también participa en la migración de los fagocitos a través del tejido conectivo durante el desarrollo físico y la reparación de heridas. Los glóbulos blancos, los espematozoides y algunas bacterias producen la hialuronidasa, enzima que desdoblaal ácido hialurónico y hace que la sustancia fundamental del tejido conectivo se vuelva acuosa. La producción de hialuronidasa permite que los glóbulos blancos se muevan por los tejidos conectivos y que los espermatozoides penetren el óvulo durante la fecundación. También explica la diseminación de las bacterias en los tejidos conectivos. El sulfato de condroitina es una sustancia gelatinosa con funciones de sostén y adherencia en el cartílago, el hueso, la piel y los vasos sanguíneos. La piel, los tendones, los vasos sanguíneos y las válvulas cardíacas contienen dermatansulfato, y los huesos, el cartílago y la córnea, keratansulfato. La sustancia fundamental también incluye proteínas de adhesión, las cuales se encargan de vincular entre sí los componentes de dicha sustancia y con las superficies de las células. La principal de estas proteínas en el tejido conectivo es la fibronectina, que une las fibras de colágeno con las sustancia fundamental, además de entrelazarlas. Y fija las células a la propia sustancia fundamental.

Fibras

Las fibras de la matriz proporcionan sostén a los tejidos conectivos y les confieren resistencia. Hay tres tipos de fibras en la matriz entre las células: fibras de colágeno, fibras elásticas y fibras reticulares.

Fibras de colágeno

Existen al menos cinco tipos distintos; son muy resistentes a las fuerzas de tracción sin que sena rígidas, lo cual posibilita la flexibilidad de los tejidos. Estas fibras suelen estar dispuestas en haces paralelos entre sí. Tal disposición permite una resistencia considerable. El componente químico de estas fibras es la proteína colágena, que es la más abundante del cuerpo, ya que equivale a casi el 25 % del total de las proteínas. Dichas fibras forman parte de casi todos los tipos de tejdios conectivos, en particular huesos, cartílagos, tendones y ligamentos.

FIBRAS DE COLÁGENO


Fibras elásticas

Son de un diámetro más pequeño que las fibras de colágeno, se ramifican y se unen a manera de red en el tejido. Estas fibras se forman por moléculas de una proteína llamada elastina y están rodeadeas por una glucoproteína, la fibrilina, indispensable par la estabilidad de la fibra elástica. A causa de su  estructura molecular singular, las fibras elásticas son resistentes y al mismo tiempo pueden estirarse hasta 150% de su longitud ne estado de relajación sin romperse. De igual importancia es que las fibras elásticas puedan recuperar su forma original después del estiramiento, propiedad denominada elasticidad. Las fibras elásticas abundan en la piel, pared de vasos sanguíneos y tejido pulmonar.


FIBRAS ELÁSTICAS

Fibras reticulares

Consisten en colágeno y un recubrimiento de glucoproteínas, sostienen la pared de los vasos sanguíneos y forman una red alrededor de las células adiposas, de las fibras nerviosas, de los músculos liso y estriado. Estas fibras, producidas por los fibroblastos, son más delgadas que las de colágeno, proporcionan soporte y resistencia, además de formar el estroma o estructura de sostén de muchos órganos blandos, como el bazo y los ganglios linfáticos y además participan en la formación de la membrana basal.


FIBRAS RETICULARES
ESTROMA

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Técnicas Histológicas


Se define técnica histológica al conjunto de operaciones a que se somete una materia organizada, a fin de posibilitar su estudio al microscopio.
El examen al microscopio se hace generalmente por luz transmitida, lo que significa que la luz debe "atravesar" el objeto a examinar para llegar, después de haber pasado por las distintas lentes del aparato, a impresionar a nuestro órgano visual. Por esa causa, debe ser reducido a láminas muy delgadas y transparentes, las cuales lograremos efectuando una serie de operaciones que serán descriptas más adelante.
OBTENCIÓN DE LA PIEZA
El material a utilizar puede ser extraído de los diversos animales de laboratorio, o bien puede tratarse de material humano. Entre los animales de observación se eligen aquellos que por su semejanza con el ser humano pueden sustituirlo sin grandes diferencias, y cuya obtención y crianza puede ser fácilmente efectuada en el laboratorio.
Fases en la obtención de material animal:
Muerte del animal: podemos producirla valiéndonos de un traumatismo brusco, o por la intoxicación a causa de una dosis exagerada de narcótico.
Extracción de los órganos: conociendo la anatomía del animal, debemos dirigirnos directamente a los órganos que nos interesan estudiar. En el caso de que estos sean varios, es conveniente extraer primero los que más fácilmente se descomponen, estos son el páncreas y la porción inferior del tubo digestivo.
Reducción a piezas: teniendo en cuenta que para el tamaño de las piezas debemos considerar muy especialmente las cualidades del fijador a usar, hablaremos de este asunto cuando tratemos la fijación.

Reducción de la pieza
Obtención de material humano:
El hombre no es sujeto de experimentación, esta verdad indiscutible hace que sólo en casos excepcionales se pueda obtener material humano en condiciones de ser estudiado histológicamente. De tres fuentes puede provenir el material humano: las necropsias, las biopsias y las piezas operadas. De éstas, sólo la primera puede darnos material normal; las dos últimas proporcionarán tejidos patológicos.
Necropsias: son las piezas que se obtienen de un cadáver. Para histología normal es necesario que se trate de un cadáver fresco y que no haya sido atacado por ninguna lesión, por lo menos el órgano que se quiere estudiar.
Biopsias: son trozos de tejido que se obtienen de un sujeto con vida con el objeto de estudiarlos al microscopio y efectuar un diagnóstico histopatológico.
Piezas operadas: los tejidos que han sido extraídos de las intervenciones quirúrgicas, generalmente tumores u órganos inflamados, también pueden darnos material de investigación pero, como en el caso anterior, sólo servirán para anatomía patológica.
FIJACIÓN
La fijación tiene por objeto matar las células y conservarlas, hasta donde sea posible, en el estado en que se encontraban durante la vida. Por lo tanto es un método histológico destinado a obtener preparados duraderos que conservan la estructura morfológica y química de las células y tejidos al estado vivo y que permite realizar, posteriormente, los procedimientos de coloración o de identificación que facilitan el completo conocimiento de su constitución íntima.

Fijación de la muestra.
Se llaman fijadores a las sustancias químicas o a los agentes físicos que se utilizan para tal fin.
Cualidades que debe tener un fijador:
1. Actuar con rapidez, matando y fijando a las células antes de que aparezcan los fenómenos agónicos o post-mortem (autólisis, desintegración, etc.).
2. Poseer alto poder de penetración para asegurar la fijación correcta hasta en las capas profundas de la pieza a fijar.
3. Conservar, en lo posible, los detalles estructurales que presentaban in vivo.
4. Permitir o favorecer el empleo de los procedimientos necesarios para su observación ulterior (ejecución de cortes, coloración, etc.).
5. Impedir la desaparición de los elementos solubles durante la fijación o después de ella.
6. No provocar o impedir la producción de estructuras artificiales.
7. No retraer excesivamente los tejidos ni volverlos friables o quebradizos.
Manera de actuar de los fijadores
Varía con la composición o naturaleza de los mismos: coagulando las proteínas sin combinarse con ellas (alcohol, ácido pícrico, yodo, calor), formando combinaciones químicas con las sustancias orgánicas (ácido crómico y sus sales), o reduciéndose en contacto con las mismas y originando en su seno un precipitado sumamente fino (ácido ósmico, bicloruro de mercurio, cloruro de oro).
La mayor parte de los fijadores actúan como oxidantes, favoreciendo así la coloración ulterior de los tejidos (recuérdese que éstos, en su mayoría, son reductores que muchos colorantes se transforman en leucobases incoloras al combinar una molécula de hidrógeno con su cromóforo).
Fijadores químicos
Son los más utilizados; pueden ser fijadores simples, constituidos por una sola sustancia química, y fijadores compuestos o mezclas fijadoras cuando varias sustancias intervienen en su constitución.
FIJADORES SIMPLES:
a) Formol al 10%, es el más usado. Su empleo es aconsejable en todos los casos en que no se disponga de un fijador especial, principalmente cuando se trata de fijar órganos o tejidos para estudios histológicos topográficos.
b) Alcohol etílico absoluto o de 96%, se usa generalmente en microquímica.
c) Alcohol metílico, se lo emplea con frecuencia para fijar frotis desecados (sangre, médula ósea, ganglio, bazo, líquidos de punción, etc.).
d) Ácido ósmico al 1 ó 2%, es poco penetrante pero enérgico, conserva muy bien estructuras celulares.
e) Bicromato de potasio al 3-5%.
FIJADORES COMPUESTOS:
En su composición intervienen un número variable de fijadores simples racionalmente elegidos con el fin de completar la acción de cada uno de ellos o atenuar sus defectos.
a) Líquido de Fleming, mezcla cromo-osmio-acética.
b) Líquido de Zenker, mezcla bicromato-sublimado-acética.
c) Líquido de Helly, mezcla Zenker-formol.
d) Líquido de Bouin, mezcla picro-formos-acética.
e) Liquido de Duboscq-Brasil, o Bouin alcohólico.
FIJADORES FÍSICOS:
1. Desecación.
2. Calor seco.
3. Calor húmedo.
4. Frío.
5. Congelación y desecación.
DESHIDRATACIÓN E INCLUSIÓN EN PARAFINA
Deshidratación
Las piezas al ser retiradas del fijador, o después de haberlas lavado, están embebidas en agua; impidiendo que sean penetradas por la parafina. Por lo tanto, en primer lugar, debemos deshidratar los tejidos sumergiéndolos en líquidos anhidros, ávidos de agua. Para evitar alteraciones provocadas por una deshidratación brusca, se aconseja proceder escalonadamente utilizando, preferentemente, alcohol etílico de graduación creciente.

Se dispone una lámina en un cassette de deshidratación.

Deshidratación en alcoholes sucesivos.
Impregnación por un disolvente de la parafina (aclaración)
Las piezas perfectamente deshidratadas se sumergen en el disolvente, xilol o toluol (este último es el que nosotros utilizamos). Al agregar el toluol, no debe aparecer ninguna turbidez. Si se pone blanco-lechoso es que la deshidratación no ha sido bien lograda y debemos repetir el baño de alcohol absoluto cerciorándonos que realmente lo sea: una gota de alcohol agregada a unos ml de toluol no debe enturbiarlo.
Penetración de la parafina
Se sumergen las piezas en parafina (56-58º de punto de fusión), mantenida líquida en la estufa a no más de 62ºC. Después de 1 a 2 horas se renueva la parafina.

Penetración de la parafina a 56-58ºC.
Inclusión definitiva o formación del bloque
En moldes de papel o de metal ad-hoc (barras de Leuckart) se vierte la parafina fundida, del mismo punto de fusión de la que ha servido para la penetración. Se colocan las piezas orientándolas y luego se pone el molde en heladera.

Barras de Leuckart
A los 15-30 minutos la parafina se habrá solidificado completamente, recortamos los bloques en forma de pirámide cuadrangular truncada, lo adherimos a un taquito de madera mediante una espátula calentada con la llama de un mechero y ya podemos realizar los cortes con el micrótomo.

Factura del taco para cortar.
OBTENCIÓN DE CORTES
El objeto de la inclusión que hemos descripto anteriormente es hacer posible la reducción del tejido a cortes lo suficientemente delgados como para permitir el paso de la luz para examinarlo al microscopio. Los micrótomos son instrumentos de gran precisión que nos proporcionan cortes delgados parejos y de espesor graduable. Los cortes más corrientes son los de 4-6 micrones.
Consideraremos cuatro tipos de micrótomos: el de deslizamiento, el tipo Minot, el de congelación, y el crióstato o criótomo.
Tipo deslizamiento: en este caso la pieza queda fija mientras la cuchilla se desliza por unas guías especiales merced a un soporte al que se sujeta la cuchilla con unos tornillos.
Tipo Minot: en este caso la cuchilla queda fija y es la pieza la que se desliza sujeta a una platina, ésta se desliza verticalmente cuando se hace girar una manivela. Permite obtener cortes seriados en forma de cinta.

Corte en micrótomo tipo Minot.
Tipo congelación: se parece al de deslizamiento, pero la cuchilla o navaja, en lugar de deslizarse, gira sobre un eje. Por otra parte, el aparato se caracteriza por tener un sistema de congelación colocado debajo de la platina que utiliza la expansión brusca del anhídrido carbónico contenido en un cilindro con el cual se comunica.
Crióstato: consta de un micrótomo tipo Minot incluido en una cámara de congelación. El volante de inercia que controla la realización del corte permanece en el exterior, mientras que la cuchilla y el mecanismo de avance están situados dentro de la cámara fría (normalmente a -20º C). Pese a la disposición horizontal de la cuchilla, la obtención de secciones seriadas es posible gracias a la existencia de un sistema anti-enrollamiento que obliga al corte a deslizarse sobre la superficie de la cuchilla. En los modelos más modernos es posible optar por el corte manual o motorizado, así como enfriar rápidamente la muestra a -60º C gracias a la existencia de una placa de congelación instantánea. Frente al micrótomo convencional de congelación, el crióstato posee la gran ventaja de permitir la obtención de cortes mucho más delgados (por lo general de 4 µm y, en manos experimentadas, hasta 2 µm).
Los cortes de parafina se extienden, al obtenerlos del micrótomo, en agua tibia contenida en un cristalizador. En ese mismo agua se introducen portaobjetos, previamente desengrasados, cubiertos con una capa de adhesivo de Mayer y, con la ayuda de una aguja histológica, se colocan los cortes sobre el portaobjetos y a continuación se lo levanta.
COLORACIÓN
Luego de realizado el corte, se procede a rehidratarlo para permitir su coloración.
Colorantes: reciben esta denominación las sustancias que pueden conferir color a otros cuerpos.
Coloración: es el proceso mediante el cual un cuerpo es teñido por una sustancia colorante, sin perder el color cuando es lavado con el disolvente utilizado al preparar la solución colorante.
Clasificación de los colorantes:
Según su origen se clasifican en:
COLORANTES NATURALES:
Animales (carmín)
Vegetales (hematoxilina, orceína, azafrán)
COLORANTES ARTIFICIALES O SINTÉTICOS (COLORES DE ANILINA):
Ácidos: sales cuya base es incolora y su ácido es coloreado (eosina o eosinato de sodio). Son colorantes citoplasmáticos.
Básicos: sales cuya base es coloreada y el ácido es incoloro (azul de metileno o clorhidrato de azul de metileno). Son colorantes nucleares.
Neutros: sales en las que tanto el ácido como la base son coloreados. Tiñen el núcleo de un color y el citoplasma de otro.
Indiferentes: no forman sales. Tiñen aquellas sustancias que tienen un poder disolvente superior al del líquido que ha servido para preparar la solución colorante (Sudán lll, rojo escarlata).
Por otro lado, las coloraciones pueden ser:
Ortocromáticas: los tejidos adquieren un color igual al de la solución colorante empleada.
Metacromáticas: una sustancia o un componente celular se tiñe con un color diferente al del colorante empleado.
Métodos de coloración:
Coloración directa: existe una verdadera afinidad entre el colorante y el objeto.
Coloración indirecta: requiere la intervención de intermediarios o mordientes para que la coloración tenga lugar.
Coloración progresiva: se hace actuar el colorante hasta que llegue a su punto óptimo.
Coloración regresiva: se realiza primero una sobrecoloración y luego se elimina el resto del colorante por medio de diferenciadores. A este proceso se lo denomina diferenciación.
Coloración simple: se colorean solamente algunos elementos del preparado (núcleo, fibras elásticas, etc.).
Coloración combinada: se tiñen los elementos nucleares y citoplasmáticos recurriéndose, generalmente, al empleo sucesivo de colores básicos y ácidos que contrastan por sus colores.
Coloración panóptica: es una coloración combinada realizada sucesivamente por colorantes neutros (May-Grünwald-Giemsa).
Coloración pancrómica: en un solo baño colorante actúan todos los colorantes neutros que se necesiten.
Colorantes más utilizados en histología humana:
HEMATOXILINA:
- Es un colorante vegetal.
- Para ser utilizada debe ser oxidada previamente. Los agentes oxidantes pueden ser: el aire (varios meses de exposición) u oxidantes artificiales (óxido de mercurio, permanganato de potasio, dicromato potásico, etc.)
- Es un colorante directo, pero en la práctica se lo utiliza en forma de lacas hematoxilínicas (se utiliza alumbre de potasio o de sodio como mordiente para preparar la solución colorante), comportándose en este caso como un colorante indirecto.
EOSINA:
- Es un colorante artificial (se trata de derivados hidroxixanténicos halogenados con tres grupos arilo).
- Presenta autofluorescencia espontánea.
- Se la emplea tanto en soluciones acuosas como alcohólicas.
Para colorear se emplea generalmente una batería de coloración.

Batería de Coloración H&E.
MONTAJE
Luego de la coloración, se deshidrata el corte y se procede a la aclaración y montaje definitivo, dado que nos hemos propuesto hacer un preparado en condiciones de ser observado y protegido del ambiente para evitar su deterioro.
La deshidratación se realiza con alcoholes de graduaciones crecientes.
La aclaración se realiza con xilol o carboxilol. El objetivo de este paso es impregnar el corte con un disolvente del Bálsamo de Canadá, que al mismo tiempo le confiere un índice de refracción semejante al del vidrio.
Para el montaje se limpia el portaobjeto alrededor del corte y se deposita sobre el mismo una gota de Bálsamo de Canadá disuelto en xilol y se cubre con un cubreobjeto.
Se deja secar unas horas antes de su observación al microscopio.
PROTOCOLO GENERAL
A continuación se presenta el protocolo de trabajo utilizado por nuestra cátedra para la técnica de Hematoxilina - Eosína para preparados de uso didáctico:
I. Fijación
En formol al 10% (1 parte de formol y 9 partes de agua destilada) por lo menos durante 6 hs.
II. Corte
Se le da el tamaño deseado a la pieza y se la coloca en una bolsa de gasa, con el fin de enjuagarla en agua corriente durante, por lo menos, 15'.
III. Deshidratación
1) Alcohol 70º, 1h30'.
2) Alcohol 96º, 1h30'.
3) Alcohol 100º (l), 1h30'.
4) Alcohol 100º (ll), 1h30'.
5) Toluol, entre 1h30' y 3hs.
IV. Inclusión
1) Secado de la muestra con gasa.
2) Parafina 56º (l), 1h30'.
3) Parafina 56º (ll), 1h30'.
4) Formación de la barra.
5) 30' de frezzer.
6) Fractura del taco
V. Corte
VI. Coloración
1) Secado de los cortes en estufa a 58ºC, 15'.
2) Xilol o toluol (I), 15' en estufa.
3) Xilol o toluol (II), 2'.
4) Alcohol 100º, 30".
5) Alcohol 96º, 30".
6) Alcohol 70º, 30".
7) Alcohol 50º, 30".
8) Agua destilada, 30".
9) Hematoxilina, 1´30".
10) Agua corriente, 2´.
11) Alcohol 50º, 15".
12) Eosina, 30".
13) Alcohol 96º, 10".
14) Alcohol 100º, 10".
15) Xilol, 1´ por lo menos.
16) Montaje con Bálsamo de Canadá sintético.
RECOMENDACIONES ÚTILES
- Las técnicas histológicas pertenecen al tipo denominado "técnicas contrarreloj". Si Ud. está apurado no las empiece, déjelas para cuando su trabajo le permita dedicarse solo a esa actividad.
- Mantenga su laboratorio en orden, con todos los elementos de vidrio que va a utilizar perfectamente limpios.
- Rotule todos los frascos inmediatamente luego de preparar cualquier solución.
- Guarde siempre las soluciones en frascos de color caramelo.
- Mantenga los recipientes que contienen xilol, toluol y alcohol 100º siempre tapados.
- Nunca coloque xilol o toluol en recipientes plásticos porque resultan atacados por estas sustancias.
- Si debe trabajar con ácidos hágalo bajo campana. Si se derraman o salpican la piel, lave inmediatamente con abundante agua con bicarbonato de sodio.
- Cuando coloree prepare primero todas las soluciones, solo después comience con los pasajes del material.
- Si debe realizar simultáneamente varios procesos de inclusión, confeccione planillas de tiempos para cada uno de los materiales. Esto evitará confusiones.
- Controle cuidadosamente los tiempos establecidos para cada técnica. Es muy importante respetarlos para obtener resultados satisfactorios.
- Antes de iniciar cualquier técnica, primero léala atentamente. Prepare el material de vidrio necesario, reúna los reactivos y colorantes, haga las diluciones, determine los tiempos, y después comience el proceso.
- Tenga mucha paciencia y voluntad. Sea perseverante, si durante las primeras experiencias sus resultados no son lo que Ud. esperaba, verifique cada paso y repita tantas veces como sea necesario.

Tomado de: http://www.anatomohistologia.uns.edu.ar/plantilla.asp?zona=modtecni

lunes, 28 de noviembre de 2011

Mórula

Mórula: embrión de doce células [Haga clic para la siguiente imagen]

Nota: 

Este embrión de 12 células ahora se encuentra en la primera etapa en la que el embrión puede llamarse "mórula", término científico empleado para describir una bola de células. Este término seguirá siendo válido hasta que comience a formarse una cavidad dentro de esta aglomeración esférica de células. La edad es aproximada.

Referencias:

  • 1. zona pelúcida
  • 2. espacio perivitelino
  • La mórula humana [Haga clic para la siguiente imagen]
  • Nota: 

    La etapa de la mórula comienza cuando hay alrededor de 12 a 16 células. Dicha mórula puede contener 30 células o más.

    Referencias:

    • 1. espacio perivitelino
    • 2. zona pelúcida
    • Blastocisto temprano [Haga clic para la siguiente imagen]

  • Nota: 

    Una vez que la mórula desarrolla una cavidad interna, el embrión ha logrado un nuevo hito del desarrollo: un blastocisto.

    Nota: 

    Las células que recubren el perímetro del embrión, denominadas células trofoblásticas, ayudarán a formar la placenta. Estas células aportan agua, minerales y aminoácidos desde el entorno fuera del embrión, rico en nutrientes, al interior de la cavidad del blastocisto donde pueden llegar a las células de la masa celular interna.
Blastocisto [Haga clic para la siguiente imagen]

Referencias:

  • 1. cavidad dentro del blastocisto
  • 2. zona pelúcida
  • Blastocisto con masa celular interna [Haga clic para la siguiente imagen]
  • Nota: 

    La masa celular interna se compone de células madre embrionarias.

    Referencias:

    • 1. zona pelúcida
    • 2. cavidad del blastocisto
    • 3. masa celular interna
    • Blastocisto en incubación [Haga clic para la siguiente imagen]
    • Nota: 

      El embrión necesita espacio y debe implantarse en la pared del útero para sobrevivir. ¡La zona debe irse!

      Nota: 

      La incubación es un fenómeno que se produce en los embriones que se desarrollan fuera del cuerpo. En circunstancias naturales dentro del cuerpo, se cree que la zona se degenera y desaparece después de que el embrión alcanza la cavidad uterina y se prepara para la implantación.

      Referencias:

      • 1. zona pelúcida
      • Blastocisto en incubación [Haga clic para la siguiente imagen]
      • Nota: 

        La zona ha cumplido su función y se está desintegrando justo a tiempo para liberar al embrión para el próximo paso en su recorrido.

        Referencias:

        • 1. sitio de escape
        • 2. porción del embrión fuera de la zona
        • 3. porción del embrión aún dentro de la zona
        • 4. zona pelúcida
        • Blastocisto incubado [Haga clic para la siguiente imagen]
        • Nota: 

          Una vez completado el escape de la zona, el embrión puede implantarse.

          Referencias:

          • 1. embrión en la etapa de blastocisto
          • 2. cascarón de la zona pelúcida descartada
          • Blastocisto incubado [Haga clic para la siguiente imagen]
          • Nota: 

            Es difícil creer que este gran embrión alguna vez entró en ese pequeño cascarón.

            Referencias:

            • 1. embrión en la etapa de blastocisto
            • 2. zona pelúcida vacía
            • Blastocisto incubado [Haga clic para la siguiente imagen]
            • Nota: 

              ¿Puede visualizar en la zona el defecto por el cual se escapó el embrión?

              Referencias:

              • 1. cascarón de la zona
              • 2. embrión libre en la etapa de blastocisto
              • 3. masa celular interna
              • Blastocisto libre (sin zona) [Haga clic para la siguiente imagen]
              • Nota: 

                Este primer plano revela la ausencia de la zona y el gran tamaño de la cavidad del blastocisto. En comparación, la masa celular interna es diminuta.

                Referencias:

                • 1. masa celular interna
                • 2. cavidad del blastocisto
                • Implantación temprana [Haga clic para la siguiente imagen]
                • Nota: 

                  La implantación comienza cuando el embrión se adhiere a la pared del útero aproximadamente seis días después de la fecundación. Una vez adherido, comienza a incrustarse en la pared.

                  Referencias:

                  • 1. pared uterina dentro de la matriz
                  • 2. el embrión en la etapa de blastocisto se introduce en la pared uterina (implantación temprana)
                  • Implantación temprana [Haga clic para la siguiente imagen]
                  • Referencias:

                    • 1. recubrimiento de la pared interna del útero
                    • 2. pared uterina
                    • 3. pared uterina que reacciona ante la implantación (reacción decidual)
                    • 4. blastocisto o embrión
                    • 5. cavidad del blastocisto
                    • 6. cavidad uterina
                    • 7. células trofoblásticas que recubren la cavidad del blastocisto
                    • 8. masa celular interna o embrión propiamente dicho
                    • Implantación en proceso [Haga clic para la siguiente imagen]
                    • Referencias:

                      • 1. células trofoblásticas
                      • 2. masa celular interna
                      • 3. reacción decidual (lugar de formación temprana de la placenta)
                      • 4. recubrimiento interno de la pared uterina (endometrio), visto en corte transversal
                      • 5. capa muscular de la pared intestinal (miometrio)
                      • 6. cavidad uterina
                      • Corte transversal del embrión a los 8 ó 9 días [Haga clic para la siguiente imagen]
                      • Nota: 

                        La masa celular interna se ha dividido en epiblasto e hipoblasto.

                        Referencias:

                        • 1. ectodermo amniótico
                        • 2. epiblasto
                        • 3. cavidad amniótica
                        • 4. hipoblasto
                        • Formación placentaria temprana [Haga clic para la siguiente imagen]
                        • Nota: 

                          La placenta se forma como resultado de los aportes de la madre y del embrión.

                          Referencias:

                          • 1. elementos involucrados en la formación placentaria
                          • 2. pared uterina (miometrio)
                          • 3. reacción decidual
                          • 4. masa celular interna o embrión propiamente dicho
                          • 5. cavidad uterina
                          • 6. recubrimiento interno de la pared uterina (endometrio)
                          • 7. células trofoblásticas
                          • Implantación terminada [Haga clic para la siguiente imagen]
                          • Referencias:

                            • 1. células trofoblásticas
                            • 2. embrión propiamente dicho
                            • 3. cavidad uterina
                            • 4. reacción decidual (lugar de formación temprana de la placenta)
                            • 5. células que recubren el útero (endometrio)
                            • 6. pared uterina (miometrio)